Denostada

•29 abril, 2010 • 1 comentario

Denostada

caída

varias veces negada

de la Cruz bajada a bofetadas

arrodillada y muda

la garganta deshecha por un tajo

ruego

mariposas negras aletean palabras

ininteligible lengua desgarrada y muerta

huyen los rayos de luz bajo las puertas

entre cortinas raídas por lo besos

anochecidos siempre

temen

tiembla su brillo

sobre el río de sangre del olvido.

Mata mua

•3 abril, 2010 • Dejar un comentario

Mata mua Erase que se era Paul Gauguin

Erase que se era       Paul Gauguin   1892  Museo Carmen Thyssen Bornemisa, Madrid.

Puedo tirar la vida

•1 abril, 2010 • 1 comentario

Puedo este día

enloquecer del todo

arrojar los muebles por las ventanas

silbar como el tren que se aleja hacia el gris horizonte

puedo tirar la vida por la ventana

derramarla gota a gota

como éste día se derrama, implacable en el asfalto

puedo esperar sin espera

sentada sobre una roca lisa y fría

un mañana de aviones y de flores

derribada y vacía la memoria

las manos vacías de caricias y tactos

vacía, también, la casa de recuerdos y voces

de risas y de llantos

puedo

estoy así de hacerlo.

Círculos

•15 marzo, 2010 • Dejar un comentario

No es la hora, todavía

no el minuto ni el tiempo

el espacio o el día de llegar

de partir hacia algún lado

cierro círculos, que al momento se abren

como una interrogación

giran

se supenden un instante

y crecen hacia adentro

Como esa mosca impertinente

zumbo la frágil vida

a lado de tu oreja.

Mi paz

•3 marzo, 2010 • Dejar un comentario

Tu me haces calma, me haces guerra

te celebran mis manos y mi boca

es un batir de alas

mi corazón al vuelo.

La ausencia

•26 febrero, 2010 • Dejar un comentario

La sombra de la luna

huella blanda en la nieve

el frío como agujas de las aguas profundas

el puñal del dolor en medio de los ojos

el miedo de reír

la locura

la ceguera total de no mirarte

el amor que no muere

acorralado y vencido

el murmullo de voces que te niegan

el silencio

las trampas

el vacío.

Amsterdam

•22 febrero, 2010 • Dejar un comentario
Mis pasos amarillos
rompen el hielo
amanecido en las calles lejanas
de cualquier puerto
no dejan huella
se evaporan las pisadas
en un crujir fugaz
no es terciopelo blanco la nieve envejecida
es cristal
añicos de la luna
opacidad de siglos caídos, al descuido del tiempo
silenciosa es la nieve
de silencio es el agua sin fondo, ni marea
silencioso el tranvía
sólo rompe el silencio ese crujir ansioso de pisadas que no vuelven
que no saben
aún
a que han venido.